El mejor futbolista del mundo fue un gran catcher.

Ante el inicio de una temporada más en las Grandes Ligas, ESPN Digital te cuenta de un personaje que basó su forma de juego y adaptó movimientos, técnicas y estrategias del baseball al fútbol.

Johan Cruyff, jugador holandés que deslumbró al mundo cuando era un juvenil con el Ajax de Ámsterdam, basó su forma de juego en el baseball, deporte que practicaba en el verano durante sus vacaciones.

Antes de ser incluido en el equipo infantil del Ajax, era un practicante innato de los deportes, en específico del fútbol; su pelota jamás lo abandonaba por las calles de Ámsterdam, sobre todo en un lugar llamado «la aldea de cemento», un experimento de casas baratas creado después de la Primera Guerra Mundial.

A los 10 años ya formaba parte de las infantiles del club, pero cuando no había futbol en el verano, practicaba el baseball. Fue tan innato su talento en la práctica de los deportes que a los 15 años fue convocado por el equipo nacional de baseball de Holanda, donde jugada como catcher y primero en el orden al bat.

Cruyff relata que el jugar de catcher le dio más herramientas y técnicas que podía utilizar a la hora de estar jugando futbol.

El holandés cuenta en su biografía que «como catcher eres tú quien determina el lanzamiento del pitcher porque él no tiene la visión global del campo y, en cambio, tú sí. Aprendí que tienes que saber a dónde vas a lanzar la bola antes de recibirla, lo que significaba que tienes que tener una idea clara del espacio que te rodea y de dónde está cada jugador antes de lanzar».

Es aquí donde Cruyff compara el fútbol con el baseball: «el baseball es el típico deporte que puede hacer surgir el talento en los entrenamientos, porque tiene muchos paralelismos con el futbol. Por ejemplo, la velocidad de arranque, deslizarse por el suelo, orientación espacial, aprender a anticiparse a los movimientos y mucho más» escribe el exjugador que para muchos revolucionó el fútbol.

Para Cruyff, el baseball le ayudó en su método y filosofía de juego: «Para ser bueno en el béisbol hay que puentear el espacio entre corredor y la base, y mandar allí la pelota antes de que llegue corredor. También me enseñó pensamiento táctico: tomar la decisión correcta y llevarla a cabo técnicamente bien”, sentencia.

Todos estos conceptos que vio y aprendió en el baseball, los adaptó al momento de jugar fútbol, razón por la cual el Ajax comenzó a desplegar un fútbol increíble durante años.

Como entrenador siguió adaptando los mismos métodos, técnicas y estrategias que aprendió cuando jugaba al baseball de niño. Los imponía durante los entrenamientos con el Barcelona en los famosos «rondos», en México mejor conocidos como «toritos «, pues siempre se pensaba a dónde mandar la pelota antes de recibirla, así como anticiparse a los movimientos de los contrarios para quitar la bola.

Johan Cruyff ganó tres veces el Balón de Oro, además de múltiples ligas en Holanda con el Ajax y en España con el Barcelona, como jugador y entrenador.

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta