Lesiones de pitcher – ¡cada vez son más!

Cada vez aumenta más el riesgo de lesiones de pitcher

Muchos sabemos que el éxito de un equipo recae en los hombros de los pitchers en más de un 70%, por lo tanto hay lanzadores que se clasifican como abridores, relevos y cerradores, derivando de los relevos, los relevistas largos y cortos.

Y es de suponer que los coaches, managers  y entrenadores empleen más de 3 pitchers en sus partidos, y no como en el béisbol de la época entre los años 1890 y 1950 donde la mayoría de los pitchers lanzaban el juego completo.

lesiones de pitcher

Pero en los últimos años existe la tendencia a colocar siempre a los mismos y por lo tanto se están saturando de actividad a unos sobre otros.

Esto se suele ver más a menudo en el béisbol menor y béisbol amateur donde los jugadores no valen dinero y por lo tanto son explotados todos los partidos, pero ese es otro tema a tratar.

En el béisbol más organizado es frecuente que por garantizar los resultados de un partido se empleen aquellos que el entrenador considera pueden asegurar el rendimiento y las posibilidades para quienes no han alcanzado aún un grado superior de excelencia sean menores.

Esto que parece una estrategia segura para obtener el éxito aumenta considerablemente el riesgo de lesión en los lanzadores que más se utilizan durante la campaña y al final es una posible pérdida como consecuencia de la lesión.

Y en el mejor de los casos pasan por períodos largos de recuperación.

 

lesiones de pitcher

¿Cuántos lanzamientos deben hacer un pitcher en un inning, un juego o una semana?
Y luego que sepamos, o sea ya conocido ¿hasta dónde se corren los riesgos de traspasar los límites?

Por más que hemos avanzado en las técnicas médicas de recuperación de lesiones estas dejan huellas imborrables en la subjetividad del deportista que se convierten en barreras para alcanzar los mismos grados de rendimientos anteriores.
Y a pesar de que las intervenciones psicológicas también han evolucionado en remover tales limitaciones subjetivas, no deja de ser un trabajo arduo y a veces a largo plazo.

Ocupar la posición del pitcher es una cosa frágil, y con frecuencia es difícil comprenderlo.

Los entrenadores en el mundo a menudo se concentran en las victorias y derrotas y no en la preservación de sus lanzadores, aunque mientras más intensa sea su actividad crecen de manera acelerada las posibilidades de terminar prematuramente con sus carreras.
Se requieren estudios bien cuantificados sobre el número de lesiones, condiciones de aparición, relación con el tiempo de juego y la complejidad de las mismas.

Factores como deficiencias biomecánicas en la ejecución, pobre entrenamiento, calentamiento no óptimo, contracciones musculares innecesarias y la pobre especialización para determinar por medio de los umbrales del dolor el grado de riesgo a la lesión se ha visto como causas iniciadoras del camino hacia la lesión.

Es necesario tener una concepción en sistema del lanzamiento que contemple un entrenamiento integral. Una preparación cuerpo, brazo y mecanismo de lanzamiento resulta de especial significado para lograr la estabilidad y mantener al pitcher saludable.

El lanzamiento visto como sistema tiene diferentes momentos con los cuales se puede conformar un protocolo que va desde lo físico a lo mental sin que ambos aspectos estén separados de principio a fin.
La fuerza empleada, la regulación del movimiento mediante el programa mental de la acción, la habilidad, la técnica y el pensamiento mediado por los sentimientos y la emoción llevarán a los máximos rendimientos.

El deporte avanza por la senda de la ciencia y la tecnología de punta.
El análisis computarizado tridimensional para captar el lanzamiento junto al registro de las vivencias psicológicas del pitcher es información esencial al trazado del plan de entrenamiento.

El desarrollo como indicador de progreso se basa en la complejidad de los procesos y los medios técnicos.
La complejidad está presente también en el desarrollo progresivo para alcanzar grados superiores de rendimiento en el deporte.

 

 

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta